lunes, 23 de marzo de 2009

RAZONES QUE NOS OBLIGAN A RECHAZAR LA NUEVA MISA - II

Sin fe es imposible agradar a Dios (San Pablo, Epístola a los Hebreos, 11, 6). Pero aún cuando nosotros mismos, o un ángel del cielo, os predique un Evangelio diferente del que nosotros os hemos anunciado, sea anatema. (San Pablo, Gálatas 1, 8)
Razones por las que, en conciencia, no puedo asistir a la "NUEVA MISA" o Misa de Pablo VI, o la Misa Moderna, sea en Latín o en Español, de cara al pueblo o de cara al Sagrario. Y, por lo tanto, por las mismas razones, continúo con la Misa tradicional, o Misa de San Pío V, o Misa tridentina, o Misa de siempre.
* Porque, al insertar la "oración de los fieles" luterana en la Nueva Misa no sólo se sigue, sino que se presenta como aceptable el error protestante de que todas las personas son sacerdotes.
* Porque la Nueva Misa elimina el "Yo pecador" del sacerdote, y lo hace común con el pueblo y por lo tanto favorece el error de Lutero de no aceptar la enseñanza católica de que el sacerdote es juez, testigo e intercesor ante Dios.
* Porque la Nueva Misa deja entender que el pueblo "concelebra" con el Sacerdote lo cual es contrario a la teología Católica.
* Porque fueron seis pastores protestantes los que colaboraron en su confección, sus nombres: Georges, Jasper, Shepherd, Kunneth, Smith y Thurian.
* Porque así como Lutero suprimió el Ofertorio, porque en él se expresaba de modo neto el carácter sacrificial y propiciatorio de la Misa, así también la Nueva Misa lo reduce a una simple preparación de las ofrendas.
* Porque los protestantes, sin corregir sus errores, pueden celebrar su cena usando el texto de la Nueva Misa. Es decir, se sirven de la Misa Nueva sin dejar de ser protestantes, conservando su fe protestante. Max Thurian, protestante de Taizé, dice que uno de los frutos de la Nueva Misa "será tal vez que las comunidades no católicas podrán celebrar la santa cena con las mismas oraciones de la Iglesia Católica. Teológicamente es posible" (La Croix, 30/5/69).
* Porque el modo narrativo de la consagración, induce a creer que se trata sólo de una memoria de la Cena (error protestante) y no un verdadero y propio Sacrificio.
* Porque, por las graves omisiones, llevan a pensar que se trata sólo de una cena o de un sacrificio de acción de gracias solamente y no de un sacrificio propiciatorio; esto es, se favorece el error protestante de que la Misa es sólo un banquete y que el sacerdote sólo es presidente de la asamblea.
* Porque, con las otras innovaciones a que prestó ocasión, como el altar en forma de mesa, el sacerdote orientado hacia el pueblo, la Comunión de pie o en la mano, no sólo dio margen a abusos, sino que favorece la doctrina protestante, según la cual la misa es sólo un banquete y el sacerdote solamente presidente de la asamblea.
* Porque, a causa de todo eso, los protestantes, posiblemente burlándose de nosotros, dijeron: "Las nuevas plegarias eucarísticas católicas han abandonado la falsa perspectiva del sacrificio ofrecido a Dios" (La Croix, 10/12/69). Y más: "Ahora en la Misa renovada, no hay nada que pueda perturbar al cristiano evangélico" (Siegevalt, profesor de teología en la Facultad protestante de Strasburg).
* Porque estamos frente a un serio dilema: o bien lentamente y sin darnos cuenta nos vamos haciendo protestantes siguiendo la Nueva Misa o, por el contrario, conservamos nuestra fe católica al adherirnos fielmente a la Misa tradicional de siempre.
* Porque la Misa Nueva fue elaborada de acuerdo con la definición protestante de la Misa: "La Cena del Señor o Misa es la sagrada sinaxis o asamblea del Pueblo de Dios que se congrega, presidida por el sacerdote, para celebrar el memorial del Señor" (N° 7 de la "Institutio Generalis" del 6/4/69, documento que presenta la Nueva Misa).
* Porque la Misa Nueva no agrada a Dios, quien detesta las cosas ambiguas como es la Misa Nueva, que pretende agradar a católicos y protestantes, y más a éstos.
* Porque quien asiste a la Misa Nueva, especialmente cuando es acompañada de cánticos nuevos de fuerte sabor protestante (sin hablar de las guitarras y baterías), tiene la clara impresión de asistir a una reunión, culto o cena protestante.
* Porque, siendo ambigua y favoreciendo la herejía, es peor que si fuese claramente herética, porque así es más engañadora: la peor moneda falsa es la más parecida a la verdadera.
* Porque la Santa Misa es el sacrificio de la Esposa de Cristo, que es la Iglesia Católica. Por lo tanto no puede ser al mismo tiempo de la Esposa de Cristo y de otras iglesias o sectas contrarias al verdadero y único Cristo: esto sería ofensivo para Cristo y para su Esposa.
* Porque la Misa Nueva obedece al mismo esquema de la Misa protestante de Cranmer, uno de los jefes del anglicanismo y feroz perseguidor de la Iglesia; los métodos empleados para introducirla, siguen, finalmente, las huellas de este heresiarca inglés.

1 comentario:

Diego Alejandro dijo...

El artículo me ha parecido muy interesante; contiene elementos que no todos los creyentes conocemos y que nos llevan a cometer equivocaciones pensando que todo está bien. Este material, considero yo, debe difundirse más para que todos puedan conocer la realidad de lo que es verdaderamente la "misa tradicional".